lunes, 12 de octubre de 2015

Que así sea

¿Cuántos han muerto equivocados?
Insistidos en su alma trompo.
Concéntrico juego de espejos
que estalla noche tras noche,
sin que nadie recoja los pedazos
cuando amanecen al fin las certezas.

¿Cuántos fuegos de plata negra
violaron miradas de seguridad imbatible
tornando la duda en tumor sosegado,
latente,
austero pero medible,
con toda facilidad,
en cualquier escala sísmica?

Y mueren equivocados.
El repique de los terrones,
lluvia seca y última que ya no ilumina,
desmiente toda tésis
hasta la carcajada más solitaria,
más insultante,
más fría,
que la propia piel
de sus creencias.

2 comentarios:

  1. Me gusta!
    Es permanente, no distingue clima ni nada, está siempre y es la conductora...
    la equivocación.
    Que continúen los éxitos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, estimado/a Anónimo/a.
    Con respecto a los éxitos, a mi me gustaría que empiecen de una vez... pero bueno, son apenas detalles, puntos de vista.

    Abrazo.

    ResponderEliminar

Haga el favor de mentirme de la manera más piadosa posible en este espacio.